ALMODOVAR DEL CAMPO, LLUVIA DE BUEN TOREO A PIE Y A CABALLO

La feria taurina de Almodovar del Campo dio comienzo con un festejo donde esperábamos que más público acudiera.

Con un tercio de entrada hacia el paseíllo el rejoneador Roberto Armendáriz y los matadores de toros Juan Bautista y Joaquín Galdós.

El espectáculo de los forcados portugueses que estaba previsto no se pudo celebrar porque la Delegación de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha no lo autorizó alegando que en esta zona no hay reglamento que lo rija.

Roberto Armendáriz para los aficionados de esta zona era un desconocido, pero desde la tarde de hoy no será así. Con una cuadra de caballos alguno con el hierro de Pablo Hermoso de Mendoza, estuvo toda la tarde intentando hacer el toreo de verdad.

Siempre muy voluntarioso y dando el pecho del caballo en todas las suertes, aunque en el cuarto se alivio en el último tercio. Destacar su toreo a dos pistas en ambos toros. Armendáriz merece más retos.

Juan Bautista que era su última actuación en Castilla la Mancha estuvo en su linea, muy profesional y técnicamente perfecto. Es un torero que no hace gestos a la galería y ayer además el día no acompañaba.

Dibujó verdaderos carteles de toros con el capote en su primero. En el cuarto, cuando empezó el aguacero, no le hizo caso el público porque se estaban intentando resguardar de la lluvia.

Joaquín Galdós es caso aparte. No sabemos si Perú ha bendecido a los toreros de esa tierra porque en estos momentos el que manda en el toreo es su paisano Roca Rey.

Pero Galdós no lleva peor camino. En Almodovar del Campo en el sexto, bajo un aguacero bordó el toreo. No le importó ni el ruido, la lluvia, ni los truenos, Galdós demostró que Perú no ha venido de visita, han venido para mandar. El peruano dibujó verdaderos carteles de toros bajo la lluvia.

Pero hay que tirarle de las orejas a Galdós y a su equipo, en la mañana de ayer estaba programado una clase práctica donde el peruano iba a ejercer de maestro y dejó tirado a casi 400 niños.

Eso no se hace, no se si Galdós y su equipo lo sabrán, pero cuesta mucho trabajo por parte de las Peñas y Asociaciones y en este caso el Club Taurino de Almodovar el organizar este tipo de actos como para que luego un torero los deje en la estacada.

Lo cortés no quita lo valiente y aunque me consta que se ofreció para el día siguiente, eso no es así.

Plaza de toros de Almodóvar del Campo. Un tercio de entrada.

Se lidiaron dos novillos de Couto de Fornilhos para rejones, destacando el bravo cuarto y cuatro toros de Galache para lidia a pie, nobles, justos de fuerza y presencia en kilos pero astifinos, El rejoneador Roberto Armendáriz: ovación con saludos en ambos.
Juan Bautista: oreja y oreja tras aviso.
Joaquín Galdós: ovación con saludos tras aviso y dos orejas.

Actuó como sobresaliente el matador de toros Chapurra

Crónica y fotos: © Manuel del Moral Manzanares

Comments are closed.