EL LIGADO VERBO Y PROFUNDO MENSAJE DE EL CID ABREN EL XXXII CICLO DE TERTULIAS DEL ATENEO

Con un lleno hasta la bandera comenzaba la edición XXXII del Ciclo Los Toros en la Cultura que organiza el Ateneo Taurino Manchego en los salones del museo López Villaseñor de Ciudad Real.

Este año bajo el título La Tauromaquia Fuente de Artes, abría cartel la figura del toreo Manuel Jesús EL CID, quien no defraudó a los asistentes con su ligado verbo y profundo mensaje.

Antonio Espadas, presidente del Ateneo Taurino, inauguraba la jornada presentando a la terna de tertulianos, formada por los críticos taurinos Iñigo Crespo, Julio César Sánchez y el ya mencionado matador de toros Manuel Jesús EL CID.

Los dos primeros al alimón guiaron al CID en su recuerdo por su dilatada carrera desde sus duros inicios en el «sótano» hasta su tauromaquia cumbre en el «ático». Analogía que utilizó varias veces en la tarde de ayer para animar a los presentes en que «si se hacen las cosas con pasión y siendo fiel a uno mismo se puede con todo lo que uno se proponga en la vida».

El matador recordó sus dos salidas a hombros por la puerta de la calle Alcalá, además de sus muchas importantes tardes donde no tocó pelo pero que transmitieron al público su profundo toreo, ganándose a pulso ser considerado como el Torero de Madrid más importante de los últimos 20 años.
Con cuatro Puertas del Príncipe en Sevilla, que podrían ser más si no hubiera errado con el acero, Manuel Jesús diferenció la idiosincrasia de las dos principales plazas del país, poniendo de manifiesto la diferencia principalmente en el tipo de toro que se lidia en cada una de ellas.

Recuerdo también para su importante tarde en Bayona en 2002 en su primer encuentro con los Victorino donde cortó un rabo y fue su eclosión como máxima figura del toreo, comenzando así su idilio con la ganadería de la A Coronada.

Para cerrar la tarde y traerse al torero a nuestras tablas manchegas, los tertulianos invitaron a la mesa al matador de Tomelloso Antonio Linares, al novillero daimieleño Carlos Aranda y a la ganadera de Mollalta Inés López.

Linares caló en los asistentes con sus profundas palabras viéndose reflejado en los inicios de El Cid esperando poder salir del «sótano» a base de su verdad y hacer las cosas como las siente sin imposturas. El de Tomelloso espera pisar pronto por primera vez el ruedo de la capital.

Aranda agradeció al maestro Cid varias tardes que han podido compartir en el campo y que siempre tendrá en el recuerdo. Además de dar unas pinceladas por su buena temporada culminada con la oreja en su primera tarde en Madrid.

La ganadera también relató el gran año de sus toros y recordó al que El Cid cortó el rabo este año en Porzuna.

Manuel Jesús agradeció las muestras de cariño de los tres y los animó a seguir trabajando como hasta ahora.

Referencia también para sus tardes en la provincia con un recuerdo entrañable para Valentín Cuevas y Antonio Alegre «El Clavileño», tío de Carlos, con los que compartió muchos buenos momentos.

Ante preguntas de los asistentes El Cid transmitió que hay que sentirse Taurino a tiempo completo y no esconderse ante los ataques para defender la Fiesta.

Asistieron los representantes políticos Eva María Masías, primera teniente de alcalde del ayuntamiento de Ciudad Real, Marián Mur y Ana Muñoz, concejalas del grupo popular, además del reciente nombrado senador de España, Francisco Cañizares.

Hoy le siguen el matador de toros Juan Ortega y el banderillero Jorge Fuentes Escribano, presentados por el periodista y crítico taurino Álvaro Ramos Golderos, a las 20 horas en el Museo López Villaseñor.

Información y Fotografías ©Jesús Monroy.

Comments are closed.