EL MILAGRO ES «ROCA REY»

Un año más la Feria del Milagro de Illescas ha vuelto a dar cita a numerosos rostros conocidos del papel couche, desde su Majestad el Rey emérito don Juan Carlos de Borbón y su hija la Infanta doña Elena que con mucho cariño y paciencia atendió a los numerosos curiosos que le pedían una fotografía. Es de agradecer que miembros de la Casa Real sigan apoyando incondicionalmente la Fiesta Nacional, aunque no estaría de más, ver de vez en cuando a nuestros Reyes don Felipe y doña Leticia por algún festejo taurino.

Como decía, numerosos fueron los rostros conocidos, Ana Obregón, el maestro Jaime Ostos y su señora la doctora Mª Ángeles Grajal, Pedro Trapote y señora, Cary Lalique, los periodistas Pedro Carreño e Iñaki Cano, la torera Cristina Sánchez y familia, Samantha Vallejo-Nájera con sus hijos, la abogada Esther Pérez-Cabezos, etc.

Pero en un evento de tal magnitud tampoco quisieron perderse la «foto» políticos de los dos grandes partidos, por parte del PSOE el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha Emiliano García Page y el ex ministro de defensa José Bono, por parte de los populares, Carolina Agudo, secretaria general del PP en CLM, Claudia Alonso, candidata a la alcaldía de Toledo, Alejandra Hernández, candidata a la alcaldía de Illescas, Lorenzo Robisco y Carlos Velázquez diputados y Diego Ortega candidato a la alcaldía de Alcázar de San Juan entre otros. Esperemos que todos estos políticos, después de la campaña electoral y cuando estén gobernando sigan acudiendo a los toros y apoyando la fiesta sin ningún tipo de complejos.

Pero entremos en materia, vamos a lo taurino que es lo que realmente nos interesa. No tenía Maximino Pérez una tarea fácil de sustituir la baja de José María Manzanares por una grave lesión de lumbalgia, pero la verdad es que acertó plenamente y no lo digo por una opinión personal, si no porque a la vista está que no se devolvió ninguna entrada y se puso el cartel de «no hay billetes» en taquilla. A Manzanares lo sustituyó el francés Sebastian Castella, que venía de hacer una gran temporada americana y que ayer demostró por el buen momento que está atravesando.

Volvía Morante de la Puebla a Illescas y se ve que es una plaza donde se encuentra muy a gusto. Ayer al menos en el primer toro hizo disfrutar al personal. Bastó con media docena de verónicas «marca de la casa» para que los aficionados pudieran disfrutar de su estilo muy personal del de La Puebla. Con la muleta dibujó verdaderos carteles de toros con unas trincherillas que levantaron al público de sus asientos. Faena muy de Morante que no pudo terminar de romper por que el toro se rajó. Cortó una oreja en su primero.

En el cuarto no hubo conexión entre toro y torero y tampoco estuvo fino con la espada, escuchó pitos. Su primer toro lo brindó a S.M. don Juan Carlos, Rey emérito.

El francés Sebastian Castella venía a sustituir al alicantino José María Manzanares que se volvió a resentir de una vieja lesión de la espalda, motivo por el cual cortó la temporada hace un par de años.

El francés no vino a pasar el día y aunque es cierto que su primer enemigo no le permitió un buen lucimiento, (el toro sufrió varias volteretas ) y la faena fue algo desordenada, hubo muletazos de mucha calidad. Después de un pinchazo y estocada recibió palmas del personal.

En el quinto, un toro de más calidad que se venía de lejos y transmitía mucho Sebastian toreó a placer, cargando la suerte y siempre dando el pecho al animal. De no haber pinchado el premio hubiese sido mayor, cortó una oreja.

El «Milagro» de la Fiesta actualmente se llama Andrés «Roca Rey». Además de llenar las plazas y llevar a gente como hacía tiempo que no lo hacía un torero, el peruano llega a los tendidos desde el minuto uno. Cuanta falta hacía un torero así, la pena es que no salgan cuatro o cinco como el peruano. Además hay que destacar que no hace ni un gesto de cara a la galería, actúa con una frialdad impresionante y lo tiene claro, va a mandar en esto y va a ser una figura del toreo si no lo es ya, va a marcar una época.

Con el capote se siente muy cómodo y realizó un quite en los medios a su primer toro que puso la plaza boca a bajo. Se deja los toros crudos y no los castiga en el caballo y ayer en Illescas Roca Rey lo volvió a hacer. Un cambio por la espalda en los medios hizo que la plaza fuese un manicomio de emociones. Faena limpia con mucho temple y de muletazos muy largos. Una gran estocada en lo alto le hizo conseguido de las dos orejas asegurando la Puerta Grande.

El sexto, un toro que debería haber sido devuelto a los corrales, lo intentó, pero la poca clase del animal llevaron al traste la buena predisposición del peruano.

Al igual que su compañero Morante de la Puebla brindó su primer toro a don Juan Carlos.

Desde Cargando la Suerte felicitamos a Maximino Pérez y a todo su equipo porque una vez más una corrida de toros ha vuelto a ser algo más que un festejo, ha vuelto a ser un acontecimiento nacional.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Illescas. Lleno de»No hay billetes»

Toros del hierro de José Vázquez bien presentados de juego desigual, destacando primero, segundo y quinto.

Morante de la Puebla de blanco y azabache; oreja y pitos.

Sebastian Castella de tabaco y oro; (sustituía a Manzanares); ovación y oreja tras aviso.

Roca Rey de gris plomo con bordados de hilo blanco; dos orejas y palmas.

Asistieron al festejo desde una barrera Su Majestad don Juan Carlos (Rey Emérito) y la Infanta doña Elena de Borbón.

Crónica: Manuel del Moral Manzanares.

Galería fotográfica: © Manuel del Moral. 

Comments are closed.