ENTREVISTA A RUBÉN APARICIO, PREGONERO TAURINO 2017

Este jueves día 17, llega la decimoquinta edición del tradicional pregón taurino que como cada año organiza el Ateneo Taurino Manchego y que en la presente edición anuncia en su bonito cartel de actos de feria el nombre de un torero de nuestra tierra que aunque su destino profesional lo ha llevado a colgar el vestido de luces, es y será torero por siempre. El lugar será el salón de actos del Antiguo Casino a las 21:00h.

Rubén Aparicio se vistió de luces por primera vez en el año 2.006 cortando un rabo a su novillo en Argamasilla de Calatrava. Un periplo exitoso en dicho escalafón le lleva a debutar con caballos en el 2.010 en Borox (Toledo) y de aquella fecha a nuestros días a toreado varios festivales, todos ellos con gran éxito. En la actualidad Aparicio ejerce como visitador médico ya que paralelamente a la taurina su vocación como Biólogo le llevo a licenciarse en Biología por la Universidad de Córdoba en el 2.014. A continuación os mostramos la entrevista que nos ofrece a todos los lectores de Cargando La Suerte…

-Rubén en primer lugar darte la enhorabuena por tu nombramiento como pregonero de una feria taurina a la que me consta que quieres y como no, agradecerte la cortesía de atendernos con tu siempre innegable amabilidad, respeto y educación…

-Para mí es un placer estar con vosotros como siempre y mas aprovechando que este año hacéis vuestro quinto aniversario con la web, con lo cual aprovecho para daros la enhorabuena.

-Muchas gracias torero. En primer lugar y para aquellos que te conozcan menos, cuéntanos quien es Rubén Aparicio…

-Pues Rubén Aparicio para quien no me conozca, básicamente es un joven de 26 años, criado en Argamasilla de Calatrava que formó parte de la escuela de tauromaquia de Ciudad Real en su primera promoción y que ha querido ser torero, aunque hasta la fecha no haya podido ser.

-¿Actualmente cuál es tu profesión y a que te dedicas?

A día de hoy represento a un laboratorio farmacéutico y ejerzo mi profesión en la provincia de Toledo. Tuve la oportunidad siguiendo el consejo de mis padres y también por voluntad propia de licenciarme en Biología y esta profesión me permite aunar la relación con el público, la ciencia y la medicina ya que son otra de mis pasiones.

-¿Sigues entrenando y toreando en el campo?

-Sí. Sigo entrenando porque aparte de necesitar torear de salón, soy un amante del deporte y sentirme torero me ayuda a que todos los entrenamientos deportivos que hago los enfoque como si toreara habitualmente. Lógicamente por exigencias del guión, no tengo todo el tiempo que me gustaría para el entrenamiento taurino pero intento mantenerme en forma ya que no descarto seguir toreando algún festival si se me diera la circunstancia. Torear en el campo ya es más complicado, salvo en alguna ocasión con algún amigo como Oscar Castellanos que en su casa me ha dado la oportunidad varias veces, el resto de ocasiones u oportunidades son nulas.

-¿Tu dedicación al mundo del toro a partir de ahora en qué te gustaría que consistiera, que te gustaría aportar a la tauromaquia?

-Aunque me ha costado muchísimo aceptarlo ya que no me gusta dejarme nada a medias y quiero cumplir con mis proyectos y finalizar mis etapas, reconozco que no estoy al cien por cien como para actuar en alguna novillada con picadores por la exigencia que ello contrae y por el respeto que le tengo a la profesión. No obstante sí que me veo preparado para torear algún festival siempre y cuando no le quite el hueco a algún chaval que de verdad tenga posibilidades de ser torero, eso si me gustaría seguir haciéndolo porque me siento torero. Me encantaría seguir aportando mi sensibilidad con la tauromaquia y todo lo que este de mi mano para y por el mundo taurino.

-¿Cómo llega la proposición del Ateneo Taurino Manchego para ser el encargado de pronunciar el pregón del próximo jueves?

-Pues un día recibo una llamada de Antonio Espadas, como presidente del Ateneo Taurino Manchego como amigo mío que es, ya que desde que empezara a formar parte de la escuela taurina siempre hemos tenido contacto e incluso ha contado conmigo para cualquier charla o evento del Ateneo, lo cual le agradezco mucho. En esta ocasión aparte de saludarme me llama para ofrecerme que sea el pregonero de la feria taurina. Para mí esto supone muchísimo porque viendo los anteriores pregoneros, siempre han pasado entidades muy señaladas en el mundo del toro y personas con gran recorrido y trayectoria. Por lo tanto me siento un privilegiado aparte de muy responsabilizado sin dejar de resaltar el honor que supone para mí.

-¿Sobre qué recuerdos o sentires se cimienta el pregón y donde has encontrado la inspiración para escribirlo?

-El pregón gira en torno a la tauromaquia de Ciudad Real y su provincia como no podía ser de otra forma, la cual yo he vivido hasta la fecha. Por edad lógicamente no tengo una amplia trayectoria pero sí que hay momentos y hay recuerdos que quedan en la retina de uno para siempre. Destacaría que en el pregón intento homenajear ciertas personalidades de nuestra provincia y por encima de todo he elegido la plaza de toros no como templo o como escenario, que también sino intentando darle una calidad de persona a cada una de ellas.

-Ciudad Real te aportó en su ruedo tus momentos quizá más álgidos y artísticos por así decirlo…

-Sin dudas. La plaza de toros de Ciudad Real y su público es realmente especial en mi vida. Donde más feliz me he sentido ha sido allí. He tenido la posibilidad de torear en tres ocasiones, todas ellas sin picadores. Dos en el 2.007 y una en el 2.008 y han sido las tres faenas más rotundas, más sentidas y más bonitas que he logrado hacer en mi vida. Créeme Víctor, que es recordar momentos y se me saltan literalmente las lagrimas. Además nunca he sido un torero muy laureado y siempre he pinchado los toros, por lo que nunca he triunfado o salido a hombros de Ciudad Real pero sin llegar hacerlo por ejemplo conservo con emoción trofeos como los de aquellos certámenes que se hicieron en 2.007 y 2.008 en los que aparece la palabra triunfador sin haber llegado a cortar orejas. Todo ello hace que Ciudad Real para mi sea tan especial.

-¿Qué quieres transmitir al que te escuche y qué titular te gustaría que apareciera en prensa al siguiente día de pregonar la feria taurina en las crónicas de dicho pregón?

-Me conformo con dos cosas: Entretener al que me conoce y sorprender al que no sabe nada de mí. Y la verdad que sí que me gustaría transmitirle a la afición que vaya al próximo pregón taurino y que sientan que al chaval que han escuchado no habrá triunfado en el toro y no es nadie destacado en el mundo del toro, pero le pone una pasión tremenda y queda claro que vive por y para esto. Sobre el titular prefiero no pensar en ello, de hecho no me he parado a pensar en ello. Solo quiero no defraudar a nadie y que los que han confiado de una u otra manera en mi se sientan orgullosos de mi simplemente.

-¿Aprovecharas la ocasión para decir lo que piensas de las dificultades que ofrece el sistema taurino actual, el cual has sufrido en primera persona?

-Pues creo que no hay en el pregón ningún atisbo de reivindicación y te digo porqué. Creo que tengo un carácter bastante realista pero también optimista, entonces no me gusta aprovechar según qué momentos para quejarme. Quiero que sea una noche feliz en la que podamos disfrutar hablando de toros y sin dejar de reconocer que he tenido mis dificultades por las circunstancias del sistema como también decir que se pierden muchos buenos toreros en el camino por dicho sistema y podría ponerte mil ejemplos. En mi caso el no tener oportunidades habrá influido, pero pienso que si yo hubiera tenido todas las condiciones de ser torero al final creo en esa justicia del destino y el toro pone a cada uno en su sitio. Por lo tanto no quiero que parezca que me escudo en lo mal que está el sistema para quejarme de que no he llegado a ser torero.

-¿Qué te parece la feria taurina de este año?

-¡Me parece un ferion! La corrida de Victorino saciará el ambiente torista, saliendo del monoencaste… y toreros muy muy importantes; La pena como aficionado es que me parece corta, y ojala tuviéramos algún día mas de toros y la inclusión en ellos de algún torero de la tierra mas.

-Dicen que Manzanares no podrá estar el día 20… ¿”ha habido conversaciones para tu inclusión”?

-(Sonríe Rubén con brillo en sus ojos) Te confieso que el sueño más repetido que he tenido desde que debutara con caballos es verme anunciado tomando la alternativa, pero como te decía antes soy consciente de mis limitaciones. En calidad de por cumplir etapas y por lograr alcanzar ciertos techos me encantaría haber cumplido ese sueño pero realmente creo que es imposible. En cualquier caso, Manzanares solo hay uno, se me hace harto difícil su sustitución por parte de la empresa, y más en las fechas que son. Ojala le den la oportunidad a un torero de alto nivel para disfrute de la afición y espero que pronto volvamos a ver al maestro Manzanares de nuevo toreando.

-Por ir terminado, se de tu faceta de músico y de integrante de una tuna universitaria porque además te encontré casualmente en Sevilla hace unos años con la tuna. ¿Qué hay de esta faceta tuya en el pregón?

-Si si, mi etapa universitaria está ligada a la tuna sobre todo de derecho de Córdoba, y entre a formar parte de la misma por mi pasión por la música, del folclore y de todo lo que es muy nuestro, y la tuna al igual que los toros es una manifestación artística y cultural cuyo origen es español puramente. Destaco de la tuna el viajar, y el conocer gente de todo tipo, como jueces y médicos muy destacados en sus trayectorias que forman parte de las tunas universitarias. Yo como me siento torero y todo lo llevo a mi campo, pues en el traje mío de tuno llevo siempre mis zapatillas de torear con las que siempre he toreado, las cuales han recorrido muchos lugares de diferentes ciudades europeas al igual que en las plazas donde he tenido la suerte de torear. Como anécdota te diría que hemos llegado a conseguir premios en certámenes de tuna, por mi interpretación con un capote de brega en coreografía por ejemplo con el tema “Viva el Pasodoble” que interpretara la gran Rocío Jurado.

-Por ultimo Rubén, ¿qué le pides a la vida?

-Pues créeme, no le pido nada a la vida. Yo he tenido una infancia y una adolescencia ciertamente complicada, cada uno sabe de sus circunstancias y hoy por hoy puedo disfrutar de todas mis aficiones, la música, el toreo, aunque sea de salón o en algún festival que surja, mi trabajo por la labor que desempeño, creo que estoy rodeado de gente muy buena, tengo a mis padres bien de salud, con lo cual no pido nada, lo único que espero es ser capaz de devolverle todo lo que me está dando.

-Gracias de nuevo Rubén, ha sido un placer conversar contigo y mucha suerte para la lidia del próximo jueves, donde el atril del antiguo casino te exigirá sacar lo mejor de ti…

-Muchísimas gracias a vosotros, el placer ha sido mío, y espero que no os conforméis con estos cinco años, y sean muchos más de Cargando La Suerte.

Entrevista realizada por: Víctor Dorado Prado

Fotos: © Manuel del Moral

Comments are closed.