JESUS SOTO DE PAULA, LA VIRTUD DE TRASPASAR LA SENSIBILIDAD, CUANDO EN EL TOREO, SE TIENE ALGO QUE DECIR Y DECIRLO

En Almagro, presentó el hijo del gran Rafael de Paula su última obra, “Revoluciones y Revelaciones Toreras”. El diestro sevillano Juan Ortega, también formo parte de una mesa con la batuta de Álvaro Ramos, que hicieron las delicias de los presentes.

Si bien dijo el grandioso Rafael Gómez “El Gallo” que la verdad del toreo, es tener un misterio que decir… y decirlo, hoy en Almagro Jesús Soto de Paula traspasó esa verdad del toreo con su palabra. Hacía tiempo que quien escribe no escuchaba hablar de toros con ese torrente de sensibilidad, duende y misterio, como lleva a cabo el jerezano.

Según reza en el anverso de la obra: Dice Soto de Paula, tan gitano y tan griego, “que la luna es el ojo del infinito, asidero por donde el firmamento ve la belleza y los pecados del hombre”. En esta nueva obra, el autor nos vuelve a adentrar en ese mundo mágico, extraño y barroco de aguas cristalinas y pozos oscuros que es el toreo.

En dicha obra nos serán desveladas las renovaciones que acontecieron de mano de sus revolucionarios: Belmonte, Chicuelo y Manolete… y las revelaciones en ese misterio de los Gallo, Cagancho, Curro y Paula. Recorreremos los tentaderos de Joselito, la voz de Belmonte por Triana, las vivencias de los Paula por Córdoba, y cruzaremos el charco para descubrir el riquísimo toreo mexicano. No es solo un libro para aficionados al toreo, sino también para los amantes del resto de las artes, pues con él y en él, se nos abren las puertas de las emociones y los sentimientos, que darán paso al pensamiento, a la inspiración, para dar vida a la creación. Traspasaremos las puertas del más allá, donde el silencio se hace eterno, la negrura nos envuelve, desaparece la razón, porque se hace milagro el arte. Un paseo infinito por las Bellas Artes, incluida la elocuencia.

Además de Soto de Paula, los aficionados tuvieron la suerte de escuchar a Juan Ortega, una de las grandes esperanzas del toreo actual, abanderado del concepto de ese toreo clásico, puro y a la postre eterno del que andaba huérfano el toreo actual. Ortega junto a Pablo Aguado, conforman en la actualidad una gratísima “revelación torera” buscando la simbiosis con la obra de Soto de Paula. Ojalá entre ambos diestros sevillanos marquen una etapa dorada de nuestra tauromaquia más actual, donde quizá se había perdido esa esencia que hace que algunos toreros marquen las diferencias con ese duende especial o ese algo que decir y sepan y puedan decirlo.

Enhorabuena a nuestro amigo Álvaro Ramos, quien comanda esta maravilla cultural que supone el Aula de Tauromaquia de la Universidad Popular en la ciudad encajera, donde anoche con Soto de Paula y Juan Ortega, se escribió una de las páginas más brillantes de la tauromaquia en su versión cultural y formativa hacia el aficionado de nuestros días.

Información y fotos: Víctor Dorado Prado

Comments are closed.