LA PINTURA TAURINA DE JOSÉ ANTONIO CASTELLANOS

Que el toreo es un arte es algo más que evidente. Los toreros crean arte y la tauromaquia en sí inspira a otros artistas de distintos ámbitos. En ésta ocasión la pintura taurina llega a Ciudad Real de la mano de un autor manchego nacido en Villarrobledo (Albacete) y gran aficionado a los toros, José Antonio Castellanos.
En la galería del Hotel NH de Ciudad Real y hasta el próximo 20 de Agosto podremos contemplar las obras en lienzo y apuntes que describen momentos e instantes del toro bravo en el campo principalmente, así como de diferentes situaciones y momentos que la tauromaquia provoca en el pintor.
Con el talante educado y señorial que siempre han tenido los grandes maestros de la tauromaquia, José Antonio charló con nosotros sobre las obras y su pasión por los toros, en la siguiente entrevista:

Pregunta: José Antonio, ¿cuantos años lleva plasmando instantes con sus pinturas?
Respuesta: Pues llevo alrededor de cuatro años cuando por circunstancias en mi vida comencé a disponer de tiempo libre y con el impulso de mi mujer y mi interés por la pintura me decidí a llevar a cabo ésta labor.
P-¿Con qué finalidad te decides a pintar? ¿Cuál es el objetivo?
R- Sin lugar a dudas que aquí no hay un interés económico de ningún tipo. Si vendo alguna obra pues me viene muy bien porque así financio los materiales que necesito para continuar mi afición pero desde luego el verdadero objetivo de ésta historia es la de ayudar a difundir los valores de la tauromaquia y apoyar la fiesta de los toros, que falta hace. Estamos ante momentos muy difíciles y creo que si todos podemos aportar algo, debemos hacerlo. Yo estoy dispuesto a ir con mis apuntes y mis lienzos a donde me reclamen, a cualquier plaza de toros y a cualquier lugar con tal de fomentar y aportar a la fiesta todo lo posible.
P-Veo que en la mayoría de las obras el protagonista es el toro en el campo…
R-Si, creo que aparte de ser donde el toro se muestra con más belleza, tengo el objetivo de enseñar el mimo y el buen trato que recibe este animal durante su vida. El campo bravo es un paraíso donde el toro es el rey y creo que mostrarlo en su hábitat natural es más interesante dados los tiempos que corren. Me parece brillante el instante de la estocada y hay numerosas obras que muestran la muerte de un toro bravo, pero yo he preferido inclinarme hacia el campo porque así me lo pide también mi inspiración.

P-Los apuntes dibujados en carboncillo y sin color sí que reflejan más instantes de la lidia…
R-El conjunto completo que expresa un apunte sobre un lance o instante de la lidia creo que explica perfectamente el significado y el momento que se quiere mostrar. Al utilizar el color, la obra adquiere más carga de movimiento y creo que no deja ver con tanta nitidez la silueta, las formas y el verdadero momento de un instante de toreo.
P-¿Sobre qué pintores taurinos has fijado tu mirada como fuente de aprendizaje o inspiración a tu estilo?
R-Creo que los ha habido muy grandes y de todos se aprenden cosas, y de todos captas ideas de cómo plasmar tus pensamientos. Por ejemplo Carlos Ruano Llopis y el recientemente fallecido Juan Reus han sido para mí grandes maestros.
P-Su lugar natal y de residencia (Villarobledo) tiene muy cerca varias ganaderías de importancia de donde imagino ha brotado la inspiración, además veo mucho Parladé con las singulares hechuras del “toro de Samuel”…
R-Sin lugar a dudas que en casa de mi amigo Fernando Moreno de la ganadería de Los Chospes he tenido oportunidad de vivir muchos buenos momentos que me han servido para después trasladar ese pensamiento al lienzo, al igual que en las fincas de Daniel Ruiz o Samuel Flores. Es una suerte contar con ganaderías tan importantes de nuestro campo bravo tan cerca de mi casa.
P-¿Y qué opina del estilo más contemporáneo de la pintura taurina y el modernismo?
R-Mira yo lo que veo es que desde que se comenzó a utilizar lo abstracto y la modernidad en los carteles de toros comenzó de manera sorprendente una decadencia en la fiesta muy grande. Creo que existe una liturgia taurina de la que no deberíamos salirnos. Se puede innovar y se puede avanzar en las técnicas y maneras de expresar pero creo que nunca podemos dejar de lado el estilo clásico y serio que siempre ha tenido una pintura taurina. Recuerdo aquellos carteles de toros con un lienzo de Antoñete al natural o Rafael de Paula con el capote que solo con verlos te despertaban el interés por entrar a una plaza de toros.

Así se expresa José Antonio Castellanos sobre su dedicación al mundo de la pintura taurina, basada en una pasión desmedida por el mundo del toro, con un objetivo principal que es el de ayudar a proteger nuestra fiesta brava, así como difundir y promocionar la cantidad tan enorme de valores que arroja la tauromaquia.

Entrevista realizada por Víctor Dorado Prado / Fotos: Manuel del Moral Manzanares

Comments are closed.