LAS FIGURAS Y LOS NUESTROS EN LA FERIA DE LA VIRGEN DEL PRADO 2018

El bonito patio del Museo López Villaseñor acogió un año más el acto de presentación de los carteles que componen una nueva feria taurina de la capital, que por tercer año organiza la empresa de los hermanos Ángel y Eloy Lillo.

Este año la feria vuelve a contar con dos corridas de toros y un festejo de rejones entre los días 17 y 19 de agosto. La búsqueda del equilibrio entre la siempre atractiva expectación que generan las llamadas figuras del toreo y el sentimentalismo y apoyo que despiertan los toreros de la tierra ha sido la intención de los hermanos Lillo que un año más mantienen los descuentos del 25% en los abonos que comenzaran a renovarse a partir del 24 de julio.

Un acto que ha contado con la presencia del concejal de promoción económica, cultural y turística José Luis Herrera, así como los toreros Aníbal Ruiz, Emilio Huertas, Álvaro Lorenzo y Óscar Mota en compañía de los empresarios Ángel y Eloy Lillo.

El lema que encabeza el cartel de feria “La Feria de la Mancha” tiene sentido en la presencia que los manchegos tienen entre los nombres más populares. El día 17 comenzará la feria con la de rejones donde aparece como gran argumento este día el nombre del rejoneador número uno del momento que es Diego Ventura. Completa la terna a caballo la rejoneadora francesa Lea Vicens que repite actuación tras su salida a hombros el pasado año y cerrará cartel Oscar Mota, que tomará la alternativa siendo ésta una efeméride que aporta cierto atractivo a la tarde. La divisa será la de Lora Sangrán, procedencia Benítez Cubero.

El cartel del día 18 contiene un carácter de toreros emergentes, jóvenes, de la tierra y competitivos, que puede resultar muy positivo para el espectáculo. El triunfador de la pasada feria Daniel Luque repite este año encabezando una terna donde se le abren las puertas al torero de Santa Cruz de Mudela, Emilio Huertas, al que se le echó en falta las dos pasadas ferias tras resultar triunfador en la del 2.015; Esta nueva cita significa un considerable punto de inflexión en su carrera por la gran oportunidad que supone. Con la ráfaga de su triunfo en Madrid el domingo de ramos donde abrió la puerta grande llega el toledano Álvaro Lorenzo que cerrará una tarde en la que se lidiará una corrida José Luis Pereda – La Dehesilla, procedencia Carlos Núñez y Juan Pedro Domecq.

El domingo es el turno de las figuras, del glamour en los tendidos, de lo que siempre se ha considerado en la fiesta una “tarde de campanillas” que además tendrá un contenido sentimental muy grande. Un cartel de auténtico lujo en el que se anuncia el genio de La Puebla del Rio, Morante de la Puebla, capaz de emocionar a toda una plaza con simples detalles de su grandiosa tauromaquia. En tercer lugar y por tercer año consecutivo se anuncia en la feria Manzanares, torero muy esperado en cualquier plaza. El sevillano y el alicantino pondrán el lujo a una tarde en la que reaparece Aníbal Ruiz para celebrar sus veinte años de alternativa en un gesto que le honra como torero, ya que una tarde entre dos figuras del toreo con unos años de inactividad supone un reto que cuanto menos es de agradecer al torero de Alcázar de San Juan. Estoquearán una corrida de los hierros de Torreherberos y Torrehandilla, procedencia puro Jandilla.

El acto ha culminado con la degustación de un vino español de Bodegas Naranjo (Viña Cuerva) donde los aficionados pudieron conversar y opinar sobre esta nueva feria de la Virgen del Prado 2.018.

Texto: Víctor Dorado Prado

Galería fotográfica: © Manuel del Moral Manzanares

Comments are closed.