LUIS CARLOS CASTELLANOS, TORERO DE PLATA CON GALONES DE ORO

Cargando la Suerte visita en su domicilio a un gran torero de plata que tiene galones y corazón de oro. Y decimos torero porque todo el que se viste de luces es torero y Luis Carlos Castellanos es uno de los grandes aunque sea de plata.

La casa de Luis Carlos y Esther es un verdadero museo homenaje al toreo y a la familia Manzanares, en el salón preside la cabeza del toro de la confirmación de alternativa de Manuel Manzanares en Las Ventas y un capote que el maestro Manzanares padre le regaló a Luis en uno de los inolvidables paseos por su finca que disfrutaron en esos duros inviernos de preparación para la temporada.
En estos momentos Luis se encuentra convaleciente de una operación de rodilla debido a una lesión que se produjo en el último festejo de la temporada a las ordenes de Pablo Hermoso de Mendoza.
Cargando la Suerte: En primer lugar Luis, ¿como te encuentras de tu reciente operación?
Luis Carlos Castellanos: Bueno bien, la verdad es que un poco impotente porque no puedo hacer nada de movimiento y con ganas de que pasen las semanas en las que no puedo apoyar el pie para una vez que pasen empezar rehabilitación a ver si puedo empezar a fortalecer la pierna y esperar que todo se haya quedado bien.

C.L.S: Vamos a empezar por el principio, ¿de donde te viene la afición taurina?.
L.C.C: Pues por mi padre. Siempre en mi casa era extraño cuando no había una corrida de toros puesta en la televisión y desde muy pequeño me llamó mucho la atención. Le quitaba las toallas a mi madre para torear y liaba allí unas polvaredas grandes. Me gustaba mucho torear. Un día mi padre vio que ya iba un poco en serio y me llevó a un tentadero donde me echaron una becerrita pensando que en cuanto me diese una voltereta la becerra me iba a quitar de en medio y me iba a asustar y todo lo contrario. Me levante y me puse otra ves delante una y otra vez y fue cuando mi padre dijo “a este chico ya no hay quien le quite la idea de ser torero”. Así empezó un poco todo desde muy temprano sobre los 12 o13 años.
C.L.S: Tu padre que fue un reconocido aficionado de Valdepeñas.
L.C.C: Si, así es. El empezó de muy joven perteneciendo a una peña, (Peña Taurina El Burladero de Valdepeñas). Luego fue miembro de la junta directiva, organizaba viajes, actividades y le ofrecieron presidir los festejos de Valdepeñas, la verdad es que era su pasión y fue muy buen aficionado.
C.L.S: Empezaste de becerrista, novillero, ¿llegaste a debutar con caballos?.
L.C.C: Pues si te soy sincero no llegué a debutar con caballos por una serie de problemas que fue lo que me incitó a hacerme banderillero. Toree bastante sin caballos por medio de la Escuela Taurina de Madrid donde estuve cinco años y fue todo bien hasta que me empezaron a pedir dinero por torear y eso fue lo que me hizo tomar la decisión de dejar mi sueño y hacerme banderillero, porque ni lo tenía, ni lo sentía el pagar por torear. Ponerme delante de un animal y jugarme la vida y que me costase dinero, por eso no llegué a debutar con caballos.
C.L.S: ¿Cómo fue el tener que tomar la decisión de abandonar el sueño de ser figura del toreo como muchos lo hemos pensado de pequeños a decidir pasarte a ser banderillero?
L.C.C: Fue un poco traumática no solo por mi, si no por la gente que ha confiado en ti, que te ha ayudado y que ha estado a tu lado desde el principio. Gente que te anima a que no tomes esa decisión. Pero hay momentos en la vida en los que uno tiene que tomar decisiones y como me gustaba tanto mi profesión no me sentía con ganas de dejarlo totalmente y que siendo banderillero podría llegar a sentirme realizado, a poner a la gente contenta, a sentirme torero y así fue.
C.L.S: Actualmente toreas en festejos de rejones como auxiliar pero también has toreado festejos a pie como banderillero a las ordenes de toreros como Aníbal Ruiz o Emilio Huertas, cuéntanos…
L.C.C: La verdad es que es lo que más me gusta. El toreo a pie es el que siempre he sentido más. Lo que pasa es que por circunstancias de la vida empecé con los rejones. Tuve la ocasión de conocer a un hombre singular, Miguel Molina que es el tío del rejoneador Miguel Ángel Martín y ese fue el que me introdujo en esto. El y la familia Benito, que son banderilleros de rejones de toda la vida, empecé así, poco a poco encontré mi sitio y aunque procuro torear en corridas de toros a pie como banderillero por matar el gusanillo, es verdad que donde estoy muy involucrado y me siento muy bien en los rejones. Pero no hay que infravalorar a los banderilleros de rejones, porque el toro de plazas de primera también es de primera para rejones.

CLS: Pero a veces es muy ingrato el ir de banderillero de rejones…
De momento, nos dicen auxiliadores, que me parece un nombre feísimo, porque parece que somos enfermeros y somos “toreros”. Te aseguro que sacar un toro a los medios con el capote sin estar picado no es fácil. Nos pitan porque creen que perjudicamos al rejoneador, pero lo que hacemos siempre es pensando en el beneficio de nuestro jefe de filas, cambiamos los toros de terrenos, los colocamos donde mejor pensamos que puede ayudar al rejoneador.
Muchos de los que lidiamos rejones también sabemos llevar toreados los toros y muchas de las figuras de plata empezaron en rejones.
C.L.S: Tan involucrado como que vas en las filas del actualmente número uno del toreo a caballo como es Pablo Hermoso de Mendoza, pero el que de verdad te llevó al circuito de las grandes ferias en sus filas fue Manuel Manzanares.
L.C.C: Por supuesto. Eso es así y para mi fue un sueño. El entrar y estar en la casa Manzanares, en las filas de Manuel, hijo de mi máximo ídolo y el de mi padre como es el maestro José María Manzanares la verdad es que me llenó de ilusión. El vivir con ellos, convivir en su finca de Cáceres, entrenar con ellos fue extraordinario. La verdad es que me he “pegao” cuatro años con Manuel y he toreado en muchísimas plazas que nunca pensé que iba a pisar vestido de luces y gracias a eso creo que fue donde el maestro Pablo Hermoso se fijó un poquito en mi y he tenido la gran suerte de esta temporada pasada ir en su cuadrilla y para mi es un sueño, es la Championg del toreo, ir con el maestro Hermoso de Mendoza es el sueño que cualquier banderillero de rejones intenta y sueña. Estoy muy contento, ha sido una temporada muy bonita, no he hablado nunca de esto, pero mi gente sabe que ha sido un año muy bonito, he vivido cosas muy intensas, viendo a ese hombre torear es otro mundo y ojalá dure muchos años en esa casa.
C.L.S: Luis eso de hacer el paseíllo en plazas como Madrid, Pamplona, Bilbao, Logroño, Nimes, Dax, etc, ¿cómo es?
L.C.C: Pues la verdad es que nunca pensé que iba a llegar a hacer el paseíllo en esas plazas, pero una vez que lo vives y estás ahí, vestirte de torero, verte en esos patios de caballos te diré que no se pasa ni mal. Recuerdo aquellas plazas y aquellos circuitos de antes portátiles, con esos toros, que de verdad alguna vez se pasaba francamente mal y ahora estoy disfrutando realmente de lo que es el toreo. Aunque es inevitable y a veces necesario pasar por lo que he pasado, me siento orgullosos de haber estado y pasado por aquellos momentos, compartiendo cartel con gente que tenía y compartía mis mismos sueños pero ahora mismo estoy feliz de estar en este nivel y espero no bajarme de este tren.
C.L.S: Luis Carlos te voy a hacer unas preguntas y contéstame con la mayor sinceridad, como está resultando esta entrevista.
Si pudieras, ¿qué cambiarías del toreo?.
L.C.C: Pues no cambiaría nada. Creo que el toreo siempre ha sido como es ahora mismo y es tan dispar con gente buena, mala, con ganas de ganar dinero, otros con ganas de disfrutar, otros con ganas de criticar…
Yo creo que el toreo, la esencia del toreo es así y yo no cambiaría nada.
C.L.S: ¿Cual es tu mayor miedo?
L.C.C: El fracaso.
C.L.S: Cualidad que más valoras en las personas.
L.C.C: La pureza, que sean puras.
C.L.S: ¿Cuál es el defecto que más odias de ti?.
L.C.C: Tengo tantos… Quizás el ser a veces tan iluso.
C.L.S: Dime un personaje histórico.
L.C.C: El Cid Campeador.
C.L.S: Tu héroe favorito
L.C.C: Bruce Lee.
C.L.S: ¿Y tu héroe en la vida real?
L.C.C: Mi padre.
C.L.S: ¿Tu mayor logro?
L.C.C: El tener una baraja muy amplia de amigos, amigos de verdad.
C.L.S: ¿Qué no perdonas?
L.C.C: La injusticia.
C.L.S: ¿Quién es el amor más grande de tu vida?
L.C.C: Mi madre.
C.L.S: ¿Tu cantante favorito?
L.C.C: Camarón.
C.L.S: ¿Un hobby?
L.C.C: El mar.
C.L.S: ¿Un color?
L.C.C: El rojo.
C.L.S: ¿Un olor?
L.C.C: El del incienso.
C.L.S: ¿El mejor manjar que puedas probar?
L.C.C: El jamón ibérico de bellota.
C.L.S: ¿Una plaza para torear?
L.C.C: Sevilla.
C.L.S: ¿Una faena para el recuerdo?
L.C.C: Una del maestro Manzanares en Antequera en una goyesca.
C.L.S: ¿Un vestido de torero?
L.C.C: Corintio y azabache.
C.L.S: ¿Una fecha que recuerdes?.
L.C.C: 21 de octubre de 2017 el día que contraje matrimonio con la otra mujer de mi vida Esther.
C.L.S: ¿Un torero para la historia?
L.C.C: José María Manzanares (padre).
C.L.S: ¿Un torero en la actualidad?
L.C.C: Morante de la Puebla.
C.L.S: ¿Qué ha de tener una buena cuadrilla?
L.C.C: Sobre todo compenetración, ser buena gente y ser puros.
C.L.S: ¿Mejor torero de plata que hayas conocido?
L.C.C: José Antonio Carretero.
C.L.S: ¿Mejor torero de plata con los palos?
L.C.C: Manolo Montoliu.
C.L.S: ¿Mejor subalterno con la vara?.
L.C.C: Alfonso Barroso (padre).
C.L.S: Ahora defínenos con lo primero que te viene a la cabeza de los distintos nombres de la historia del toreo…

Juan Belmonte: El Pasmo de Triana.
Santa Coloma: Duro.
Joselito “El Gallo”: Clase.
Manolete: Distinto.
Manuel Benítez “El Cordobés”: Bullidor.
Antonio Ordóñez: Maestría.
Albaserrada: Chispa.
Manolo Vázquez: Señorío.
El Viti: Seriedad.
Curro Romero: Sevilla.
Rafael de Paula: Jerez.
Antoñete: Tabaco y Bohemia.
Domecq: Comercial.
Paco Camino: Temple.
Ojeda: Valor.
José María Manzanares (padre): Maestro de maestros.
César Rincón: Actitud.
Enrique Ponce: Facilidad.
Núñez: Entrega.
Joselito: Variedad.
José Tomás: Susto y quietud.
Morante: Genio.
Juli: Tesón.
Perera: Técnica.
Miura: Leyenda.
Manuel Manzanares: Torero a pie montado a caballo.
Diego Ventura: Revolucionario.
Pablo Hermoso de Mendoza: Lo máximo que he visto en el toreo a caballo. Tesón, lucha, nada de cara a la galería, todo torería y sobre todo verdad!!!.

Pues Luis Carlos desde Cargando la Suerte te deseamos una buena y pronta recuperación de tu reciente operación de tu rodilla y esperamos poder disfrutar de tu toreo deseándote todo lo mejor para tu persona en las próximas temporadas.

Muchas gracias a ti Manuel y a Cargando la Suerte por vuestro trabajo a favor y difusión de la Fiesta Nacional.

Entrevista: Manuel del Moral Manzanares / Víctor Dorado Prado

Fotos: © M. del Moral y archivo personal de Luis Carlos Castellanos.

Comments are closed.