Esfuerzo y recompensa para Munera en Alcázar de San Juan

Turno para los rejones en el segundo festejo de la feria taurina de Alcázar de San Juan, con una afluencia de público muy por debajo de lo esperado, con un cuarto de plaza en un día como hoy (sábado de feria). Quizá la presencia de las cámaras de RTVCM hizo que el espectador eligiera el confortable sofá de casa, antes que el siempre incomodo cemento de los tendidos de la mayoría de las plazas de toros.
En el cartel tres rejoneadores emergentes, con mucho que decir aun en el toreo a caballo, que intentaron de todas las maneras sacarle partido a una novillada de Los Millares, desigual de comportamiento, a la que le faltaron condiciones importantes para que los de a caballo estén a gusto como el tranco, la cadencia, la entrega y el ritmo en las embestidas.

Roberto Armendáriz posee un concepto puro y clásico, como sus compañeros de cartel en la manera de ejecutar las suertes y es conocedor de los terrenos durante la lidia. Con su primero dejó momentos de cierta importancia con el caballo alazano y solventó las embestidas poniéndose por delante del que hizo primero, que incomodaron mucho su labor. Con el cuarto tuvo un oponente rajado que no le dio opciones y tan solo con el caballo negro de banderillas consiguió subir de tono su faena, que a la postre y con el fallo con el acero quedaría en palmas desde el tercio.

Manuel Manzanares estuvo en Alcázar acompañado del maestro José María Manzanares, discreto el torero alicantino, con una gorra de visera, gafas de sol y fumando constantemente y desprendiendo ese aroma a torero de los de antes y en definitiva a figura del toreo. Su hijo hoy ha podido irse a hombros de Alcázar pero el acero de los rejones no quiso hoy funcionar. Tiene todos los caballos puestos para torear como mandan los cánones del toreo a caballo actual, ese que su maestro Pablo Hermoso de Mendoza le inculcara y tiene la llave de conseguir ocupar los puestos de la cima del escalafón, pero falta ese aldabonazo en Madrid, Sevilla, Bilbao que le meta de lleno en las ferias. Hoy demostró querer siempre hacer las cosas muy de verdad, hubo batidas con el caballo tordo excelentes y un par a dos manos soberbio. Detalles mínimos los mostrados hoy por Manzanares para los que está capacitado a dar. En su cuadrilla hizo labores de auxiliador Luis Carlos Castellanos, subalterno de nuestra tierra (Valdepeñas) que arrimado al maestro Manzanares progresa día a día, camino de ser un torero de plata a tener muy en cuenta.

Juan Manuel Munera es un rejoneador que aun se encuentra en esa fase de rodaje de los rejoneadores, hasta hacerse de verdad con el “titulo” de torero a caballo, aunque para mi opinión es un chaval que está para torear con cualquiera de los que hoy en día mandan, sin notarse este hecho y plantando cara a cualquiera de ellos, incluyendo “al navarro” y “al de La Puebla”. Hoy ha quedado claro de nuevo que tiene una cuadra con facultades, con caballos muy toreros y con un jinete sobre ellos que cae bien a caballo y que expresa frescura dentro del este mundo. Tiene varios caballos que destacan por la manera de hacer las suertes pero hay estrellas como Poveda que hoy se dejaron llegar los toros en varios encuentros que exponían los pechos del caballo a carta cabal. Chico Listo es otro fenómeno que se deja llegar los toros hasta la taleguilla que conforman sus pechos, y todo ello aderezado por un carácter puro y añejo de interpretar las suertes. No hay circo, ni caballos de rodillas, ni cabriolas ni aspavientos, aquí lo que se ve es que se intentan hacer las cosas por la vía de la “difícil verdad”. En su primero cuajó una faena importante y en su segundo arriesgó las grupas con un novillo de Millares incierto y sin temple, que embistió con genio y a oleadas en momentos de mucha dificultad, los cuales fueron resueltos por el de Villarrobledo con un sorprendente oficio. Justo premio en cada uno de sus toros a una labor muy trabajada de Munera al cual hay que seguir de cerca.

Como fin a estos dos festejos celebrados en Alcázar con motivo de sus fiestas, hay que destacar el apoyo y respaldo por parte de su alcalde Diego Ortega a la fiesta de los toros en general, y a las corridas de toros en esta plaza de Alcázar, que cuenta con el sabor y el reconocimiento de La Mancha, como ese corazón taurino a principios de Septiembre cada año. En la tarde de hoy el alcalde estuvo acompañado del Presidente de las Cortes, Vicente Tirado y de Jesús Labrador (Delegado del Gobierno de Castilla La Mancha) que con su presencia aportan a la fiesta un apoyo y un respaldo muy necesario.

Plaza de Toros de Alcázar de San Juan. Cuarto de plaza. Tarde agradable

Seis novillos de Los Millares bien presentados, de juego desigual destacando al segundo por su tranco y su ritmo. Los demás, muy desrazados, buscando las querencias y sin condiciones para el toreo a caballo.

• Roberto Armendáriz: Oreja y palmas

• Manuel Manzanares: Palmas y oreja

• Juan Manuel Munera: Oreja y oreja

Juan Manuel Munera salió a hombros.

Crónica: Víctor Dorado Prado. Fotografías: Sofía Nevado.
Prohibida la reproducción total o parcial del texto o fotografías.

Comments are closed.